Expansión

Desde 1951, tras la entrada como socio del distribuidor Francisco Quintana, la bodega abrió mercados en Austria, Alemania, Benelux, Dinamarca, Inglaterra, Suiza, EEUU y Japón, entre otros países, al tiempo que ganaba presencia en Rioja y el resto del país.

La exportación supuso el 40% de la comercialización.

En 2010, la bodega pasa a manos de la familia Navarro López, también con un profundo arraigo en el mundo del vino desde 1904, cuya historia parecía haber transcurrido paralela a la de Bodegas Valoria.

Aprovechando el canal de distribución de Navarro López, consiguió alzar sus cifras de ventas, llegando a exportar hasta el 70% de sus vinos.